Avisar de contenido inadecuado

La importancia del olvido

{
}

Según Friedrich Nietzsche, en su “Segunda consideración intempestiva”, “existe un grado de insomnio, del rumiar y del sentido histórico que atenta contra lo vivo y lo conduce a la perdición, con indiferencia de si se trata de un ser humano, un pueblo o una cultura”.-

“Para poder determinar ese grado y, con él, el límite a partir del cual lo pasado debe ser olvidado para no convertirse en el enterrador de lo presente, sería necesario conocer la fuerza plástica de cada humano, cada pueblo y cada cultura. Me refiero a aquella fuerza de crecer de sí mismo y de manera propia, de transformar lo pasado y lo desconocido y de incorporarlo de sanar las heridas, recuperar lo perdido y recomponer desde si mismo las formas quebrantadas. Hay hombre que carecen hasta tal punto de esta fuerza que se desangran irremediablemente a causa de un pequeño rasguño, de una sola experiencia, de un solo dolor y, a menudo, de una sola e ínfima injusticia. ”
Fiel a su estilo confrontativo, Nietzsche señala que el olvido tiene una función importantísima, es fundamental para que el pasado no destruya al presente.- La vitalidad de la cultura puede ser interrumpida e incluso acabada por los fantasmas del pasado.- Constantemente, en la obra de referencia, señala el filósofo alemán que los fanáticos de la “Historia Monumental” hacen que “los muertos entierren a los vivos”.-

Según el autor, se puede distinguir a éste tipo de historiadores cada vez que exacerban el pasado, reviviendo hechos constantes que asesinan al presente de la sociedad e impiden el desarrollo de la cultura.- Por otra parte, identifica otra corriente historicista, que es la de aquellos “momificadores” de la historia, los cuales enaltecen todo hecho histórico pasado y viven con una constante nostalgia, a ellos, los llama anticuarios.- Frente a estas dos corrientes historicistas, corresponde adoptar un historicismo crítico que de alguna manera disuelva y quiebre el pasado para poder volver a vivir.
 “…Este proceso es siempre peligroso, especialmente peligroso para la vida misma, y los hombres y los tiempos que sirven de esta forma a ella, juzgando y aniquilando el pasado, son siempre hombres y tiempos peligrosos y a la vez peligrados. Siendo el resultado de las generaciones que nos precedieron, somos también el resultado de sus aberraciones, pasiones y falacias y hasta de sus delitos. No es posible librarse por completo de esta cadena. A pesar de que condenemos esas aberraciones y nos consideremos librados de ellas, no dejaremos de ser sus herederos. En el mejor de los casos lograremos establecer un antagonismo entre la naturaleza hereditaria que proviene de nuestros ancestros y nuestro conocimiento… He aquí un intento de apoderarse a posteriori de un pasado del que se quisiera provenir, refutando así a aquel de que realmente se proviene. Este intento es siempre riesgoso, debido a la dificultad de determinar el límite sano de la negación del pasado… ”

Miremos hacia el futuro y superemos el pasado..

Este es mi porque en la vida... he de encontrar los comos...

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La importancia del olvido

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.